“Menos pastillas, más zapatillas”

“Menos pastillas, más zapatillas”

Esta frase empezó a verse hace un par de meses en las redes sociales de diferentes personas que están practicando algún deporte. El mensaje fue impulsado por Belén Bellone, residente de Ortopedia y Traumatología del Hospital Pablo Soria de San Salvador de Jujuy, además una gran deportista.

Un poco acerca de Belu

Como deportista pasó por varios deportes: tenis, vóley, handball, atletismo, natación, fútbol…, pero al que más se dedicó es al hockey. Se inició en Tiro y Gimnasia de Jujuy, pasó por Gimnasia y Tiro de Salta, en Buenos Aires jugó en River Plate y hoy juega en Jujuy Hockey.

Estudió medicina en la UBA (Universidad de Buenos Aires) y es residente de Ortopedia y Traumatología del Hospital Pablo Soria. “Pienso seguir mi subespecialidad en Traumatología del deporte, que une mis dos pasiones”.

¿Qué te llevó a motivar a la gente a hacer deporte?

Esa frase la tengo en mi cabeza hace mucho. La escuché de una abuelita que estaba por hacer un maratón en Buenos Aires y siempre la pienso.

Hoy en día que me dedico a la salud, veo como gran parte de la población busca la comodidad y el placer inmediato, a pesar de que no estamos diseñados para eso: cada vez nos hacemos más sedentarios y queremos curar las enfermedades con medicamentos, en vez de prevenirlas.

La cuarentena para mí fue un momento de reflexión. Sufrí al ver a tanta gente morir por problemas de base evitables. Por eso sentí la necesidad de motivar a mi entorno a que haga actividad física, descanse y se alimente correctamente. Ahí compartí mi pensamiento de siempre: “Menos pastillas, más zapatillas”, que habla justamente de prevenir enfermedades, desde lo natural, desde lo fisiológico, y desde lo único que realmente necesitamos.

Los problemas de base evitables son las clásicas enfermedades crónicas no transmisibles: diabetes, hipertensión, obesidad, dislipemias, déficits nutricionales, etc. Todas son enfermedades multifactoriales, que tienen un gran componente en lo que abarca el estilo de vida.

¿Cómo te fue con la idea de transmitir ese mensaje?

Tuve una muy buena reacción de mi entorno. Siento que muchos realmente entendieron su importancia. Muchas veces queremos calmar ciertos síntomas con medicación, pero a veces es como tapar el sol con el dedo. Hay que tratar y prevenir estos problemas de raíz.

Me llegaban fotos de amigos que comenzaron a hacer actividad física a partir de esta movida y eso me motivó mucho, sentí que estaba dando frutos mi trabajo.

En ese momento sentí que me escucharon y que por lo menos en algunas personas pude generar una chispa de motivación. Muchos la mantienen y hasta hoy me siguen mandando fotos o nombrando la frase. Eso quería lograr, que les quede, lo entiendan y lo apliquen.

Así como me pasa a mí, que la recuerdo cada vez que hago ejercicio, quiero que le pase al resto y que sepan que están ganando y cuidando su salud. La frase puede pasar de moda, pero los hábitos tienen que ser para siempre.

Para mí hay cuatro pilares en los que hay que trabajar para mantenerse vital: la alimentación, el descanso, el ejercicio y la salud mental. Pienso que el que no le dedica tiempo a cada uno de ellos, no está sabiendo reconocer sus prioridades. Seguramente podemos tener un pilar más flojo, pero de eso se trata, de trabajar para que cada día sean más fuertes.

La salud siempre tiene que ser una prioridad. Como médica y deportista, hacer actividad física me trajo un millón de beneficios, que no solo tiene que ver con la salud física y mental, también me hizo trabajar en la constancia y perseverancia. Forjó mi temperamento para ser gran parte de lo que soy hoy. Y pienso hacerlo y promoverlo hasta el último día, porque el deporte es salud.